Home > Cultura

Lo que más nos fortalece es amar profundamente lo que hacemos. El homo vocacional está en peligro de extinción o, mejor dicho, el futuro humano lo estará sin ellos. Siempre en La Plana hemos llamado cultura a invertir recursos i esfuerzos para que tengamos futuro. Sin embargo a veces tan solo nos hemos entretenido consumiendo ciertos productos culturales, como casi todo el mundo. Acogemos también vocaciones cultivadas y noveles, próximas y lejanas, y diversificamos los intercambios tanto como lo necesiten las individualidades implicadas. Agradecemos profundamente que tantas personas y colectivos nos hayan patentizado su pasión impersonal en formaciones, charlas, jornadas, seminarios, universidades de verano, y también en exposiciones, talleres, conciertos, representaciones teatrales, circenses, de danza, etc. Desde 1986 hemos cooperado con casi todo el mundo que se ha presentado y con todos a los que hemos ido a buscar; nos hemos equivocado unas cuantas veces, y de ello hemos aprendido un poco. Seguimos siendo tercos en apoyar a los que luchan, no lo simulan, por seguir amando lo que no podrían dejar de amar sin ahogar el espíritu. En las jornadas de verano que hemos organizado durante más de dos décadas y en eventos puntuales nos han honrado con su cooperación sabios y cachorros, ortodoxos con amplitud de miras y heterodoxos disciplinados. Sus puntos de vista de la realidad, en conferencias y coloquios, se los hemos agradecido con estancias e interés participativo, también con cierta difusión. Asimismo hemos acogido a grupos de teatro, actores, payasos, bailarines, escritores, pintores, escultores, músicos … que han podido trabajar a su aire y ensayar. Y hemos podido disfrutar en La Plana de su trabajo, con las exposiciones y representaciones que han producido. Intercambio, así de sencillo.